Nadie mejor para representar la inconformidad de los intelectuales del siglo XIX, en Latinoamérica, que Juan Montalvo. Autodidacta y estudioso profundo de la realidad de su pueblo, hizo de la literatura un instrumento de combate en contra de la tiranía, el abuso y la opresión.

Desde muy joven, frustrado por los vicios políticos de su país, trató de dar luces para que la juventud y los intelectuales fueran los abanderados de los valores superiores del hombre: El honor, la verdad, la honestidad, el patriotismo, el sacrificio; como ningún intelectual de su época, Montalvo practicó lo que pregonó. Es así como muchos estudiosos dicen que él se afanó por hacer de su vida una verdadera obra de arte y lo logró: vivió en la pobreza por dedicarse por entero a la literatura; luchó y se enemistó con todos aquellos hombres que no guardaban la ética y la moral en sus actos; luchó en contra de los incoherentes, en contra de los viciosos, de los abusivos, de los egoístas, de los inmorales. Al final de su camino murió solo, triste y abandonado, incluso desconocido y olvidado.

Habiendo leído en mi juventud la mayoría de las obras de Juan Montalvo, creí que era un hombre que bien merecía ser leído por su pueblo, porque el pensamiento de Montalvo jamás perderá vigencia en la vida de los hombres de bien y de los pueblos oprimidos.

En el libro JUAN MONTALVO Y SU ÉPOCA, resaltamos la influencia que tuvo Montalvo de las corrientes políticas, económicas y sociales de su época: La Ilustración, el Romanticismo, la Utopía, el Liberalismo y aquellos intelectuales que influyeron diracta o indirectamente en su obra. Luego describimos la figura de sus grandes adversarios políticos: Gabriel García Moreno, Ignacio de Veintemilla, el arzobispo Ignacio Ordóñez y los liberales “rojinegros”.

Consideramos en nuestro análisis una visión general de sus obras más brillantes: Los Siete Tratados, Las Catilinarias, Mercurial Eclesiástica, etc. tratando de mantener la originalidad de su pensamiento con sus propias palabras.

Finalmente, tratamos de reflejar su posición intelectual frente a diversos aspectos de la vida como son: el amor, la verdad, la madre, la amistad, el honor, la nobleza, la belleza, etc. La intención final es resaltar el pensamiento de este ilustre ecuatoriano, tan vigente ayer como lo será mañana.

 

EL  AUTOR

 

Powered by FerozoSite